Filipenses puede guiar a la iglesia en relación con personas indocumentadas




A church congregation gathers on the lawn

Por Irvin Heishman

Filipenses es un buen recurso para la iglesia para consultar, ya que reflexiona sobre cómo responder a los indocumentados que viven en nuestro país. El escritor primario de la carta, el apóstol Pablo, no era muy diferente de muchos Mexico-Americanos de hoy. Era un ciudadano, pero muchos de su pueblo no lo eran.

For the latest Brethren news go to the main Newsline page

Como judío de Judea que vivía en el extranjero, Pablo entendía la experiencia de los inmigrantes. Su pueblo proviene de “poblaciones colonizadas y dispersas” (“Believers Church Bible Commentary: Philippians” por Gorgan Zerbe, p.51). La ley romana hacía tan difícil obtener la ciudadanía que sólo el 10 por ciento de la población disfrutaba de sus beneficios (Zerbe, pág. 281).

Muchos miembros de las primeras iglesias eran esclavos no ciudadanos y “trabajadores indocumentados” pobres. Algunos sin embargo, especialmente en Filipos, habrían sido ciudadanos con el poder social necesario para construir una buena vida para sí mismos dentro del imperio. Pablo desafió a estos miembros en lugar de tener la mente de Cristo qué en “no consideró el ser igual a Dios como algo a qué aferrarse. Por el contrario, se rebajó voluntariamente, tomando la naturaleza de siervo y haciéndose semejante a los seres humanos. Y, al manifestarse como hombre, se humilló a sí mismo y se hizo obediente hasta la muerte, ¡y muerte de cruz!” (Filipenses 2:6-8).

Pablo se identificó no con los ciudadanos, sino con los esclavos, honrando así la humildad de aquellos en sus iglesias sin estatus. La carta se abre de esta manera: “Pablo y Timoteo, esclavos de Jesucristo” (Filipenses 1:1).

Los cristianos con ciudadanía debían declarar su estatus privilegiado “basura” (Filipenses 3:8). Pablo hizo esto pero tuvo que tener cuidado de usar palabras codificadas. Después de todo, era su ciudadanía romana la que “lo mantenía vivo por un hilo” (Zerbe, p.210). Declarando su ciudadanía romana “basura” habría sido suicida (Zerbe, p.210). Así que Pablo habló solo de sus credenciales de Judeanas cuando declaró: “Y todo lo que he obtenido, he venido a considerar como pérdida por causa de Cristo” (Filipenses 3: 7).

Era peligroso cambiar la lealtad de la ciudadanía terrestre a la celestial como ésta, no importaba cual cuidadosa se declarara. Cristo era un rival político de César que se proclamaba digno de adoración en los templos y festivales romanos como “hijo de Dios, salvador del mundo” (Zerbe, p. 308).

Las leyes de ciudadanía en el reino de Cristo crean un tipo de comunidad marcadamente diferente de la de los imperios terrenales. Cuando dejamos que las leyes del cielo determinen a quiénes damos la bienvenida y ofrezcamos refugio en nuestras iglesias, bien podemos encontrarnos en desacuerdo con las autoridades terrenales.

No es el estado secular que merece nuestra lealtad final como cristianos. Un nuevo cuerpo político, la iglesia, se está formando con Jesús como Señor. Como Pablo dijo: “En cambio, nosotros somos ciudadanos del cielo, de donde anhelamos recibir al Salvador, el Señor Jesucristo” (Filipenses 3:20). Este tema se recoge en Efesios que declara: “Por lo tanto, ustedes ya no son extraños ni extranjeros, sino conciudadanos de los santos y miembros de la familia de Dios” (Efesios 2:19). Esta es la buena noticia que tenemos que proclamar cuando invitamos a los indocumentados en la carne a unirse a la nueva comunidad política de Jesús, donde pueden recibir sus documentos de ciudadanía celestiales.

Siguiendo los ejemplos de Pablo y Jesús, los hermanos hoy deben humillarse por el bien de Cristo reclamando su identidad como descendientes de la fe de los primeros hermanos que fueron inmigrantes a las colonias Americanas. Como pueblo migrante, nosotros, los Hermanos, no debemos reclamar ningún estatus terrenal que nos clasifique como más merecedores de privilegios que cualquier otro. No, nuestra misión es invitar a otros a venir y obtener la ciudadanía celestial con nosotros.

Así, como “brethren” y hermanas, “siguen firmes en un mismo propósito, luchando unánimes por la fe del evangelio” (Filipenses 1:27).

-- Irvin Heishman es un ministro ordenado y pastor en la Iglesia de los Hermanos, que anteriormente sirvió como trabajador misionero en la República Dominicana. Lupita Hernandez Lozoya asistió con la traducción.

Go to www.brethren.org/Newsline to subscribe to the Church of the Brethren Newsline free e-mail news service and receive church news every week.